Director

José Musse es Director del Centro de Entrenamiento de Bomberos Profesionales (Fire Training Center of Peru) y fundador de la revista "Incident Commander Magazine, Desastres.org".

  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black

Como arreglar el CGBVP en cinco pasos

Dos elecciones, mas depuración aquí y allá y no se ha podido nombrar Comandante General. Esto demuestra lo extendida y enraizada que ha estado la corrupción en el Cuerpo de Bomberos del Perú.

Ante la posibilidad de nuevos ascensos la mafia ya ha digitado los nombres de los que deben ascender, de esta forma la corrupción sigue, solo cambian las personas. La Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) ha tomado decisiones bastante acertadas hasta ahora que solo requieren refinarse.

Preocupa que el contador público Víctor Mondragón Tarrillo encargado de la Comandancia General haya reemplazado al Brigadier Mayor CBP Rafael Calvo, quien ha estado limpio de toda denuncia y procesos y haya colocado a un inepto y procesado por la justicia como es el Brigadier Mayor CBP Alejandro Navarrete. Preocupa que el Director de Comunicaciones del CGBVP, Carlos Perez Córdoba este denunciado penalmente por la desaparición de 43 motores y haya estado habilitado para votar y ser elegido como Comandante General.

Como se puede limpiar una institución mientras la dirigencia esta plagada de procesados por delitos contra el Estado. No tiene sentido.

Aquí cinco tips:

PRIMERO: Deben dejar el CGBVP aquellos que tienen procesos en la justicia o sentencias. Reintegrarse al comandante Rafael Calvo, su remoción no tiene sentido, algo traman. Lo mejor sería asignarle a Rafael Calvo u otro bombero limpio de todo proceso o investigación, la comandancia general provisionalmente. Mondragón debe irse, no está haciendo un buen trabajo, en general sus actos son cuestionados y es hora que se vaya del CGBVP.

SEGUNDO: El CGBVP debe presentar la lista de potenciales oficiales para ser ascendidos. No pueden los bomberos que se queden haber tenido o mantenido negocios con el CGBVP. Puede verse entre Brigadieres y Tenientes Brigadieres. Requisitos. Profesional titulado, no tener sentencia o procesos pendientes con la justicia. Pero para evitar que la corrupción cambie de manos, debe acreditar que denunció la corrupción interna. Si no puede acreditar que denunció o que tuvo una acción activa contra la corrupción no hay garantías de que la corrupción vuelva a resurgir, y entonces todo este trabajo de reorganizar, ascender, nombrar es inútil. Se necesita un jefe de bomberos que tenga las ideas y el valor para enfrentar los actos indebidos. No hacerlo es complicidad y eso es lo que dañó al CGBVP.

TERCERO: Lista de candidatos para ascenso deben ser publicados y abierto a revisión por lo menos por 60 días. Así la PCM puede recibir información particular de cada candidato y decidir a su sola opinión si avala o no la importante promoción ratificándola. Los mismos bomberos pueden aportar documentos y pruebas de por qué alguno de ellos no debería ascender. Después de todo este es un servicio voluntario y cuando se nombra jefes que no calan, se produce ausentismo afectando el servicio operativo.

CUARTO: El CGBVP es la autoridad competente en materia de incendio y por eso no pueden existir bomberos con empresas de servicios de asesoría, entrenamiento. Eso prostituye el voluntariado y distorsiona la imagen de un voluntariado desinteresado. Además crea competencia desleal con el profesional que estudia y se quema las pestañas para ser un asesor de seguridad. Él no puede ofrecer movilizar tres unidades de bomberos, escalas telescópicas. El conflicto de interés ha dañado mucho al CGBVP y estos deben dejar el CGBVP, por supuesto lo peor que se puede hacer es ascender a alguien que es propietario, socio, ha trabajado, lucrado o hecho algún tipo de negocio de asesoría, consultora o venta de equipos de seguridad pues crea conflicto de interés con la misión del CGBVP.

CINCO: Para evitar que los errores del pasado se repitan. Y que cincuenta súper poderosos bomberos vuelvan a beneficiarse, eligiendo y nombrándose ellos mismos para los altos cargos. Lo mejor es democratizar los nombramientos, así se hace en todos los servicios de bomberos voluntarios del planeta. Así todos los bomberos nombran a sus jefes. Solo el verdadero bombero sabe quien es quien y quien trabaja y sabe trabajar. Sabe quién roba y quién no. El organismo electoral del gobierno puede ayudar al CGBVP para establecer un proceso electoral que permita a todos los bomberos votar por sus jefes. Los bomberos son ciudadanos de pleno derecho, no tiene sentido que puedan elegir presidente de la república y no jefe de bomberos.

¿Dar de baja tanto bombero afectará el servicio operativo? La verdad es que la crisis bomberil ha generado un tremendo ausentismo. Hay compañías de bomberos abandonadas. Uno puede tocar la puerta de una unidad a las tres de la tarde y no recibir respuesta. Empezar a ordenar la casa, generará que muchos bomberos regresen y otros se animen a ser bomberos. Lo que poco se dice es que hay una alta deserción. Muchos bomberos se gradúan y en un año, la mayoría abandona por el caos y desorden existente.

José Musse

©1997 - 2016 DESASTRES.ORG

INCIDENT COMMANDER MAGAZINE

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now